EDITORIAL PURO BEISBOL

Vetan clubes de Liga Mexicana de Beisbol a periodistas; les niegan la acreditación

Por primera vez en su historia, varios equipos de la Liga Mexicana de Beisbol están vetando sin justificación alguna a periodistas de diferentes medios, quienes no obtuvieron su acreditación para la temporada 2018 que arrancó el pasado 22 de marzo.

Moisés Hernández y Sunny Castro, corresponsales de Puro Beisbol en Monclova y Puebla, respectivamente, no recibieron su credencial de prensa porque esa fue la orden desde las oficinas del Club Acereros, cuyo jefe de medios Víctor Vizcarra y uno de sus ejecutivos, Carlos Villarreal, señalaron que Gerardo Benavides tomó directamente dicha decisión.

En Villahermosa, los periodistas con muchos años de gran trayectoria, Hiram Berman y Dioscorides Zurita, no han recibido la acreditación a pesar de que el Gobernador del Estado, Arturo Núñez, le dio instrucciones a los hermanos Dagdud para que solucionaran ese asunto. Zurita tenía acceso al terreno en los primeros juegos, sin embargo, hace días lo bloquearon al querer ingresar y nadie de la oficina le explicó los motivos.

En Monterrey también hay casos de periodistas que se quedaron sin credencial a pesar de su trayectoria y actual vigencia.

Como nunca había ocurrido desde que fue fundada en 1925, La Liga Mexicana está siendo incongruente e intolerante. Por un lado anuncian diversas plataformas de comunicación hacia los aficionados y por el otro le cierran el acceso a los periodistas que buscan llevar la noticia, pero que les incomodan.

Moisés Hernández, quien también labora en la sección deportiva del diario Zócalo, es uno de los mejores reporteros del beisbol en Coahuila. Es de los pocos que siempre buscan la noticia e inicialmente le negaron la credencial a través del periódico y luego por Puro Beisbol.

Como empresa privada, el club está en su derecho de negar una credencial, sobre todo si un reportero viola cualquier punto del reglamento de acreditaciones. Pero ese no es el caso de Moisés y aquí la decisión fue tomada con las vísceras, es decir, en lo personal como también se lo hizo la nueva directiva el año pasado a la reportera del beisbol en Monclova, Adriana Guillén.

SALINAS NO RESUELVE

Los dueños de Zócalo no hicieron nada por su reportero (tal vez por sus intereses comerciales con el Club Acereros), pero nosotros como medio buscamos solucionar el asunto a través del Presidente de la LMB, Javier Salinas, quien desde hace dos semanas está enterado del tema y evadió el asunto con un “lo veo”.

Inclusive, tuvo más voluntad de resolver el nuevo Gerente de Medios de la LMB, Eduardo Castañeda, que el propio Salinas cuando éste se encontraba en Italia. Castañeda solucionó el caso cuando la solicitud de acreditación se trabó con la jefa de medios del Club Pericos, Tania Castillo, quien había argumentado inicialmente que la Liga ya no permitía más credenciales de Puebla porque todos los documentos de los periodistas se habían enviado a las oficinas en la Ciudad de México.

Castañeda dialogó por teléfono con Castillo y todo se arregló para que Sunny ingresara al estadio a reportear. Puro Beisbol habló ese mismo día con Tania y nos dio incluso indicaciones de cómo sería su acceso, pero a los minutos se reportó para comunicarnos que desde Monclova le hablaron para negarle su ingreso, sin justificación alguna.

VETO

¿Cuántos otros reporteros del beisbol han sido vetados en esta nueva administración de la Liga Mexicana? ¿cuántos se quedan callados ante el nulo apoyo de sus respectivos medios?

Con esta publicación no buscamos la solidaridad del gremio periodístico ni mucho menos victimizarnos. Podrán negarnos 5, 10, 16 ó 20 acreditaciones, pero la información nos seguirá llegando y continuaremos informando de la forma en que siempre lo hemos hecho a través de 14 años.

Este editorial más bien es para informarle a la opinión pública del estilo represor y arrogante de varios de sus nuevos directivos, quienes lejos de mostrarse como ejecutivos vanguardistas y de avanzada, desprecian todo lo que tenga que ver con la crítica y piensan que negando acreditaciones podrán ocultar sus constantes errores y decisiones que avergüenzan a los aficionados en gran parte de la Liga.

Va desde aquí nuestra más profunda solidaridad con Moisés, Sunny, Hiram, Dioscorides y con todos los colegas que estén sufriendo este absurdo veto en toda la LMB, una circuito que sigue estando muy lejos de la apertura que históricamente ha distinguido a la Liga Mexicana del Pacífico, donde uno de sus personajes históricos, Juan Manuel Ley López, siempre decía a los medios en público: “Hablen bien o mal, pero hablen y escriban de nuestra liga”.

Hoy la LMB está ante un gran reto: Ser esa organización vanguardista que trascienda a otros niveles o retroceder y darle la razón al fallecido columnista de beisbol, Jesús Santeliz, quien siempre la llamó como Liga del Taco.

*

*

Top